martes, 10 de febrero de 2009

EL MUSICALIZADOR

Desde tiempos inmemorables, los americanos ya ponían nombre a todo o sino se inventaban primero la etiqueta y luego desarrollaban el acto y ¡¡venga¡¡ a expandirlo por el imperio. El caso es que buscando datos sobre Carl Stalling me he topado con el término Mickey Mousing, que no es nada más y nada menos que el palabro que designa a “la sincronización de la música en la acción” o lo que es lo mismo, aplicar el ritmo de la música a la acción del film. Siempre me han encantado esas melodías que enfatizaban los castañazos del Coyote o las desgracias del Pato Lucas. Aunque hoy en día aún se sigue aplicando este meticuloso y divertido collage musical, las acrobacias de Stalling siempre me parecerán algo realmente sorprendente y con un arraigado sabor a pan con Nocilla de merienda después del cole.
Y luego llegó John Zorn ¿Casualidad?
Desde su creación hace 80 años, The Skeleton Dance ha sido considerado como uno de los mejores cartoons de la historia. Hoy en día sigue impresionando.
Dirigido por Silly Symphony y musiqueado por Carl Stalling.



Supersonic-Man

2 comentarios:

Tío Einar dijo...

¡Genial! Tanto la animación cómo la música...y sí, yo también creo que John Zorn ha mamado de aquí (y mil fuentes más) lo que no está escrito!!!

Barbasapiens dijo...

¡¡¡Pero qué bueno es esto!!! y sin ordenadores ni puñetas...acojonante como casan la música on las imágenes...unos genios, vaya