jueves, 25 de febrero de 2010

EL SUSTO DEL ESPEJO

Si eres asiduo a consumir películas de terror/suspense y no puedes evitarlo aunque sospeches que vas a ver un truño, conoceréis el popular truco del espejo. Todos en vuestra casa seguro que tenéis en el lavabo ese imprescindible armario botiquín con espejo incorporado. ¿Para qué sirve este utensilio? En el lenguaje cinematográfico está destinado exclusivamente para almacenar barbitúricos, antidepresivos y ansiolíticos. O sea que nada de purgantes ni valerianas, ya que la función de este armarito con puerta abatible, es reflejarnos algún asesino con problemas para conseguir novia, algún espíritu con cuentas pendientes (mayormente herencias suculentas) o por qué no, algún poseído por el maligno o un zombi sigiloso (¿zombis ninjas?). Los vampiros los descartamos por razones obvias e incluso los hombres lobos, más que nada por aquello de frecuentar poco los aseos.
.

.
Hace tiempo que quería ejemplizar este recurso ya convertido en gag, y como bien parodia Jaume Collet-Serra en la película "La Huérfana", donde en varias ocasiones recurre a él en un guiño paródico, incluso aporta el nada despreciable susto de cerrar la puerta de frigorífico y al cerrarla aparece alguien que antes no estaba, aunque este truco se suele utilizarse más cuando el aparecido se trata de un presunto sospechoso o algún insomne que antes ha pasado por el botiquín a pillar un antidepresivo o algo peor. El caso es que ya tiene un nombre Mirror Scare y si nadie lo remedia, seguirá “asustando” a todo aquel que tenga la fortuna de que en su lavabo quepan más de dos personas y un botiquín.





Supersonic-Man

6 comentarios:

Barbasapiens dijo...

aaaaaaaaaaargh
ahora entiendo por qué no me gusta pasar tiempo delante del espejo... decadencia Vs horror

Supersonic-Man dijo...

Pues nadie lo diría, ...auque esa barba de 60 años algo tiene que ver.

beta dijo...

que bueno, Super, que bueno!
Me ha encantao.
Yo no me miro en los espejos, pa no verme la barba

Supersonic-Man dijo...

Tú ya entras dentro del apartado de licántropos, y no lo digo por la higiene.

Tío Einar dijo...

¡Juas juas! todo esto son bromitas de mal gusto comparado con lo que veo yo en en mi espejo a las 5 de la mañana...

ana dijo...

juuer!! cagoo en el espejito las narices coñee!!
aghh!